PEQUEÑOS CHEFS KINGS: COCINA PARA NIÑOS

Reuerdo que de pequeño tenía la impresión de que la cocina era un territorio para los mayores: utensilios que cortan, aceite caliente, agua hirviendo…algo peligroso donde no debías acercarte. Un día mi madre se dió cuenta que la observaba desde la distancia como cocinaba. Me miró y me preguntó si quería que le ayudara ¿En serio? Pregunté yo asombrado. Y así fue como me encomendó tareas sencillas y que no eran nada peligrosas: batir los huevos, amasar la arina, rayar el queso….hay muchísimas tareas que poco a poco los niños pueden ir realizando, ser partícipes de la cocina y disfrutar de la compañía de sus padres, empezando por poner y recoger la mesa. En la actualidad hay herramientas y utensilios de cocina mucho más seguros.

 

Hoy en día la cocina para niños se está extendiendo gracias a programas de tv y talleres extraescolares, y es que, a parte de que pueda resultar muy divertido, la cocina para niños tiene los siguientes beneficios:

Conocimiento de los alimentos: La parte más educativa ya que como dicen: “somos lo que comemos”. Hay que conocer los ingredientes de nuestras recetas y no hace falta ser un experto nutricionista pero es excelente saber que nutrientes básicos aportan los alimentos y en que cantidades deberíamos comerlos. Razonar porque tienes que comer menos dulces y más fruta es mejorar tu salud. En mi experiencia esto me ha servido para introducir alimentos a mi hijo que tienen un alto grado de “a mi esto no me gusta”, en especial verduras. Porque a cierta edad pues uno empieza a comer por la vista ¿es curioso no?. Pero gracias a lo que va aprendiendo me es más fácil porque por ejemplo le digo – ya sabes que tienes que comerte las lentejas que son ricas en hierro, aunque sean unas pocas, y si quieres te hago un zumo de naranja… (y el premio es doblemente perfecto porque la vitamina C ayuda a la asimilación del hierro)

Mejora de la destreza: La utilización de herramientas y el manipulado de los alimentos va a mejorar la motricidad fina y gruesa de los pequeños, lo que al igual que en las manualidades va a mejorar mucho su destreza. Además a medida que estén preparados puedes darles más autonomía y esto mejora la autoestima de los niños enormememente. Un día mi hijo me dijo que quería prepararse una taza de leche con nesquik y le dejé hacer, entonces más tarde me vino a preguntar como funcionaba el microondas para calentársela…Le dije que dibujara los botones y números en un papel, y a modo de instrucciones le dije lo que tenía que hacer. Después a escondidas le eché un ojo (por si acaso). Me vino corriendo y me dijo que lo había conseguido y lo había hecho él solo. ¡Su alegría fue tremenda y fue presumiendo todo el día!.

Fomenta la comunicación: Compartir el tiempo de una tarea con tu hijo, explicarle las cosas y que te escuche con interés, saber respetar las recetas y repartir las tareas, no solo es una excelente manera de estrechar los vínculos familiares, sino de aprender a trabajar en equipo. -Mientras yo voy haciendo esta tortilla ¿me puedes batir el siguiente huevo? -Claro Aitá, pero dejame que lo rompa yo esta vez… -Espera que te enseño el truco…

Estimula la creatividad: Porque la parte final de preparar un plato es presentarlo, y esto también puede ser algo superdivertido. Desde decorarlo con el perejil a lo “Arguiñano” o hasta poner el ketchup en forma de corazón porque es el plato que hemos hecho para mamá. Y es que si una cosa tienen los niños es imaginación, y dejarles cierta libertad para que cada plato pueda ser diferente todos los días por lo menos a mi hijo le encanta. Pues si, me tuve que comer una tortilla de olivas rellenas de anchoas, pero oye, ¡la mar de rica!

 

RECETAS THE CHEF KING

Bueno como ya sabéis nuestro juego de mesa The Chef King pretende introducir hábitos de alimentación saludables y el ganador al final es el Chef que presente el menú más saludable. ¿Cómo? ¿Qué todavía no habías oido hablar del The Chef King? Pues dale al link ya Ver The Chef King

La finalidad del juego es dar a conocer que alimentos son más recomendables y cuales hay que comer con más moderación, pero al tener una temática de cocina, pues algún niño se ha sentido suficientemente motivado para ponerse a cocinar de verdad.

He aquí algunas de las recetas adaptadas para cocinar con los niños:

 

TORTILLA DE PATATA

Ingredientes: 6 Huevos, 2 patatas medianas, 2 vasos de aceite de oliva (Opcional: una pizca de sal y si te gusta con cebolla una cebolla pequeña)

Preparación:

Pela las patatas. Lávalas. Córtalas en rodajas finas.

Pon a calentar el aceite en la sarten a fuego lento. Pon las patatas hasta que comiecen a estar doradas (y la cebolla cortada). Apaga el fuego.

Bate los huevos. Echa las patatas y mezclalo con los huevos (añade la pizca de sal si quieres).

Vuelve a calentar la sartén con un poco de aceite y echa la mezcla. Déjalo reposar hasta que veas que cuaje. Con ayuda de un plato dale la vuelta y deja que se acabe de hacer hasta el punto que más te guste.

¡Listo! ¡Bon apetit!

 

 

TOSTADA CON MERMELADA

La mermelada es una excelente forma de conservar la fruta. Una tostada con mermelada es perfecta para el desayuno y la merienda. ¿Qué mejor manera de explicar lo que es la mermelada a los niños que enseñarles a hacerla? Aqúi tenéis la receta para hacer mermelada de fresas:

Ingredientes: 1/2 Kg de fresas, 250 g azucar (o su equivalente en stevia si la quieres light), zumo de 1/2 limón.

Preparación: 

Quita las hojas, lava y trocea las fresas.

Ponla en un recipiente amplio, añade el zumo del limón y el azúcar, mezclalo bien y déjalo al menos durante 2 horas.

Cuece la mezcla a fuego lento en un cazo durante al menos 20 minutos. Remueve de vez en cuando para que no se pegue y ve quitando la espuma blanca que aparece durante la cocción.

Viertelo en un tarro estirilizado (con cuidado de no quemarte), ciérralo y ponlo boca abajo hasta el día siguiente.

¡Mermelada lista y envasada!